Capitulo 11: EL EMPLEO PARA LAS PERSONAS SORDAS

Hoy en día las Personas Sordas tienen casi inaccesible el acceso a un puesto de trabajo en igualdad de condiciones que los oyentes, sobre todo teniendo en cuenta que estamos en  una época de crisis que afecta mucho a nuestra minoria. Integrar a las personas sordas significaría una mejora de la calidad de vida, por lo que si las instituciones tanto políticas como sindicales fueran más conscientes de la gravedad del asunto, se eliminaría considerablemente una gran barrera de comunicación que afecta en muchas ocasiones a las Personas Sordas. Referirse al empleo en las Personas Sordas ha sido mayoritariamente una gran barrera de comunicación que poco a poco se ha ido eliminando, pero todavía hay muchas barreras.

 

SITUACIÓN ACTUAL

Actualmente las Personas Sordas acceden más al empleo que antes, pero hay diferentes instituciones que tienen problemas a la hora de contratar a una Persona Sorda, por el echo de que no rinde y hay tienen el fallo porque una persona sorda rinde más o mejor que una oyente. Las posibles soluciones serian promover la sensibilización  social y política de todos los empresarios a la hora de contratar a las Personas Sordas. El camino de lucha para que se acceda al empleo recorrido no ha sido nada fácil y conseguir los objetivos han sido tareas de muchos.

 

RESULTADOS

Los resultados a la hora de la contratación de las Personas Sordas siempre ha sido un punto a tener en cuenta, pues ya que siempre se han contratado en la mayoría de los casos sólo a hipoacúsicos, que son personas capaces de oír algo. También en su mayoría a la hora de la contratación de minusválidos nunca se ha contado con las Personas Sordas, teniendo siempre prioridad los físicos o los psíquicos, nunca existiendo una igualdad entre diferentes tipos de minusvalía. Pero la realidad es que las personas oyentes tienen un gran desconocimiento de las Personas Sordas (ahora conocen poco a poco la Comunidad Sorda), pero la mayoría ven a las personas sordas como personas raras, con pocas relaciones con las personas que les rodean y no tienen capacidad de actuar con el mundo. Y creo que hay esta el error por que sabemos defendernos como todo el mundo, sólo somos personas sordas no extraños.

 

DIFERENCIA POSITIVA y NEGATIVA

 

La negativa está en la gran marginación que sufre este colectivo a la hora de acceder a una oferta de empleo. También en las pocas posibilidades que tienen las Personas Sordas de que participen en el conjunto de sociedad.

 

  1. La positiva es que en la actualidad poco a poco las Personas Sordas están asumiendo más protagonismo que antes a la hora de ser contratadas. Pero falta mucho para llegar a ser iguales con los oyentes.
  2. El gran rendimiento de las Personas Sordas en el trabajo es algo que debería de hacer pensar a los empresarios para confiar en ellas. A la hora del trabajo una Persona Sorda rinde mucho mejor que una persona oyente, esta más centrada en su trabajo, no como el oyente que la charla le distrae.
  3. La Federación Andaluza de Asociaciones de Personas Sordas ha creado diferentes programas destinados a la inserción de las personas sordas en el mundo del trabajo.

 

OPINIÓN

 

Mi opinión sobre las Personas Sordas al empleo es que, la mayoría de los empresarios no están concienciados con la problemática de las Personas Sordas y tienen miedo a la hora de contratarlas. Lo intentan hacer de una manera muy lenta. Las Personas Sordas son también participes con el mismo espíritu de lucha de los oyentes, ellos tienen unos derechos y están tan sólo diferenciados por una lengua, la Lengua de Signos. Para mi una Persona Sorda es capaz de realizar un trabajo en igualdad de condiciones que un oyente, sólo que los oyentes cuando han repetido de manera suficiente a una Persona Sorda su tarea y estos no lo comprenden, se sienten cansados, pero lo que en realidad les falta a los oyentes es un poco de empatía hacia las Personas Sordas. Deberían los empresarios conocer las necesidades formativas de la Comunidad Sorda, y así facilitar su acceso al mercado laboral en igualdad de condiciones que el resto de la sociedad.